miércoles, 11 de noviembre de 2009

Sacro y Coxis


El sacro es el hueso central y porterior de la pelvis situado entre los dos iliacos.
Es mas o menos triangular y formado or la fusion de 5 vertebras, aun reconocibles.
Su cara anterior es concava, en el centro se ve la forma de los cuerpos vertebrales, separados por crestas horizontales, que representan los discos. La parte mas alta sobresale por dentro de la pelvis: es el promontorio.Este se encuentra en el limite posterior entre la pelvis mayor y la menor.
A ambos lados, se encuentran los agujeros sacros anteriores que se prolongan hacia fuera por medio de unas ranuras.
De ellos salen las ramas anteriores de los nervios sacros.
La cara superior presenta en el centro, el platillo sacro (cara superior de la primera vertebra sacra), sobre la que reposa el disco L.5/S.1 y la quinta vertebra lumbar. Detras del platillo sacro se encuentra el conducto sacro, que es la continuacion del canal raquideo; y a los lados, los alerones sacros.
La cara posterior es convexa. Desde la linea media hacia fuera y ambos lados se encuentran la cresta sacra (fusion de las espinosas), despues el canal sacro (fusion de las laminas), a continuacion la fusion de las apofisis articulares que forman los tuberculos sacros posteriores e internos, luego los agujeros sacros posteriores, por donde salen las ramas posteriores de los nervios sacros, y finalmente, los tuberculos sacros posteriores externos.
La cara externa es un poco triangular. En ella encontramos una superficie articular en forma de "croissant" un poco convexo: la carilla articular o auricula del sacro.
El coxis es un pequeño hueso triangular, resultado de la fusion de 3 a 5 vertebras. Pero que non son reconocibles. El coxis se articula con el sacro por medio de una superficie de forma oval, y se sostiene por una capsula y unos ligamentos.

El sacro junto con el cóccix forma los componentes inferiores del sistema cráneo-sacral, el sacro forma parte de la columna vertebral. Esta zona es la encargada de soportar el peso del cuerpo y de transportar los plexos sacro y coccígeo.
Si el sacro se encuentra en perfecto estado de salud es de vital importancia para el sistema cráneo-sacral, ya que proporciona un anclaje para la tensión y el ritmo meníngeo.
El sacro respira ejerciendo un movimiento de nutación y contranutación. El sacro se mueve al mismo ritmo que el cráneo.
El sacro tiene un movimiento de oscilación entre los huesos iliacos, como si de un péndulo se tratara. Éste movimiento esta sincronizado con el occipucio, mediante un tubo meníngeo rígido, que hace de vinculo central entre ambos.
El sacro es en realidad un lugar de micro-movimiento continuo relacionado con la respiración pulmonar, la marcha o ejercicio físico y con el movimiento respiratorio primario. Existe una artrosis de la articulación sacro-ilíaca y este punto es muy importante, pues puede generar múltiples trastornos, como dolores del nervio ciático, dolores lumbo-sacros, perturbaciones urinarias y de genitales, cefaleas, perturbaciones del equilibrio, disturbios hormonales, etc.
El ángulo del sacro es muy importante para la lordosis lumbar, es la base estructural donde se asentará el resto de la columna vertebral. El sacro, el disco intervertebral sacra y la quinta vértebra lumbar tienen un trabajo especial el la terapia cráneo-sacral.
El sacro se encuentra suspendido entre los dos iliacos por medio de los ligamentos de la articulación sacro-ilíacas. Los ligamentos posteriores son gruesos y fuertes y sus fibras se disponen en múltiples direcciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada